Nuestro estandarte

El día de hoy comenzó mejor que otros porque me levanté y tenía un mail de mi maestro diciendo que se cancelaba mi clase. No pasa seguido, entonces decidí desayunar en mi terraza y tener un tiempo a solas con Dios y leer una porción de Biblia.

El post de hoy es más sencillos que otros, es algo simple pero profundo que Dios habló a mi corazón mientras leía el Salmo 60. Si lo lees, te das cuenta que el principio es medio “negativo” pues habla acerca de una batalla y del enojo de Dios. No por eso me detuve, lo seguí leyendo, pues sabía que Dios quería hablarme algo.

Y fue así…

Me resaltó el versículo 4 que dice:

Pero has levantado un estandarte para los que te temen:
un punto de reunión en medio del ataque.Salmo 60:4

Me detuve después de leer ese versículo, quería leer entre líneas lo que Dios me quería hablar. La palabra estandarte era la que me llamaba más la atención y me hacía preguntarme, a qué se refiere con estandarte?

Mientras mediaba, vino a mi la verdad de que Jesús es el estandarte del que está hablando este versículo.

Entonces Moisés edificó un altar en ese lugar y lo llamó Yahveh-nisi (que significa «el Señor es mi estandarte»).Éxodo 17:15

Esto me llevó a pensar en Jesús, como él es nuestra fuerza, esperanza y paz en medio de las batallas. Y me encanta lo que dice después: un punto de reunión en medio del ataque. En otras palabras, una pausa en medio de la batalla.

No se si estás o no estás en medio de una batalla ahorita en tu vida, pero Dios quiere hacer una pausa, que te reúnas con él, para que te de nuevas fuerzas, esperanza y paz para seguir peleando lo que estés peleando.  Mira como termina el Salmo 60:

Con la ayuda de Dios, haremos cosas poderosas,
pues él pisoteará a nuestros enemigos.Salmo 60:12

Sigue avanzando y mantén tu mirada puesta firme en Cristo. Solo en él encontrarás nuevas fuerzas para seguir adelante en el proceso que estés el día de hoy.

Esto lo hacemos al fijar la mirada en Jesús, el campeón que inicia y perfecciona nuestra fe. Debido al gozo que le esperaba, Jesús soportó la cruz, sin importarle la vergüenza que esta representaba. Ahora está sentado en el lugar de honor, junto al trono de Dios.

Hebreos 12:2

Ahora, has una pausa y platica con Dios acerca de como te sientes, deja todas tus cargas en él y pídele que te de nuevas fuerzas. Mantén tus ojos puestos en él día con día y vas a ver como él irá obrando en tu situación.

C.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.