Nuevo año 2019

Antes que nada, se siente muy bien estar de regreso escribiéndoles. De verdad, no saben cuánto extrañaba escribir en mi blog pero sobre todo en Dress The Soul. También quiero aprovechar para desearles un feliz año a todos y todas las que me leen. Deseo que este año sea de crecimiento, en todas las áreas de sus vidas.

No se qué expectativa tienes para el nuevo año, si estás lleno de energía y emoción por lo que viene o si piensas que es un día normal como cualquier otro y tienes poca ilusión de que cosas de tu vida mejoren. Sea cual sea tu postura, creo que este mensaje es para ti.

Ayer en la noche celebraba con mi familia y me sucedió algo que me puso muy muy triste. Llegó el punto en el que me quebré con mi familia y les expresé lo frustrada que me sentía y el miedo que me atormenta todos los días respecto a un tema en específico. Me dieron palabras de aliento, me animaron y sobre todo me recordaron que estaba bien expresar cómo me sentía y que no siempre tenía que mostrar “que soy fuerte”. Te platico esto que me sucedió porque creo que era necesario que sucediera en este momento específico. Me dejó una enseñanza y Dios habló algo claramente a mi corazón, que quiero compartirte.

No se si alguna vez de niña te sucedió que creías y estabas convencida de que podías hacer algo sola, pero estabas equivocada. A fuerza necesitabas la ayuda de tu mamá, papá o cualquier adulto para poder realizar esa tarea o ese objetivo. Creo que esto sucede muchas veces en nuestras vidas, cuando estamos convencidos de que podemos vivir lejos de Dios y estar bien. Creemos que podemos cumplir todos nuestros propósitos y sueños por nuestra propia cuenta. Estamos convencidos de que vamos a estar emocionalmente estables sin tener comunión con El. Me puedo imaginar perfectamente a Dios viéndonos y pensando que necesitamos de su ayuda, pero como humanos somos tan duros y en ocasiones orgullosos para aceptar que lo necesitamos.

»Ciertamente, yo soy la vid; ustedes son las ramas. Los que permanecen en mí y yo en ellos producirán mucho fruto porque, separados de mí, no pueden hacer nada.

Juan 15:5

Te platiqué la historia de anoche porque este suceso me recordó cuánto necesito a Dios. Me recordó lo frágil, débil y pequeña que soy. No se tu, pero por mi personalidad soy muy práctica. Hago las cosas con la mayor practicidad posible, incluyendo mi toma de decisiones. Entonces me cuesta detenerme a buscar a Dios para pedirle guianza, u orar para pedirle fortaleza, porque gran parte de la vida estoy acelerada y hago las cosas con practicidad. Esto que me sucedió ayer, me hizo detenerme y darme cuenta que si o si LO NECESITO.

Por otro lado, quiero platicarte también que la semana pasada escribí mis propósitos para el 2019. Soy el tipo de persona que me gusta tener mis propósitos visibles para estarlos recordando constantemente. Ayer que me di cuenta de mi necesidad de El reflexioné distintos puntos que te voy a compartir:

  1. SUEÑA EN GRANDE este 2019. No importa cuál sea el pronóstico o diagnóstico, con Dios siempre podemos soñar en grande. Si eres del segundo grupo que describí al principio, que tiene poca esperanza este nuevo año, te recuerdo que en Dios siempre hay nueva esperanza. Podemos confiar en que con El lo mejor está por venir, que El puede transformar una mala noticia en buena y que Sus planes son mejores que los nuestros.
  2. TRABAJA Y SE CONSTANTE este 2019. Escribe tus metas, los hábitos que quieres tener y las cosas que quieres cambiar y trabaja cada día para obtenerlo. Tus sueños no van a cumplirse si no comienzas por trabajar cada día por ellos. Puede que hoy sea el comienzo de un nuevo año, pero en realidad, cada día es una nueva oportunidad para trabajar por nuestros proyectos y sueños.
  3. Por último, y el punto crucial, recuerda que LO NECESITAS este 2019. Tu sola no puedes, eres un ser humano pequeño, débil (en ocasiones) y necesitas la ayuda de tu Creador. Llévalo el día hoy a la práctica, te animo a que escribas tus metas y planes del año y las presentes ante Dios en una oración. Ponlas en sus manos y reconoce que eres poco capaz de cumplirlas por tu propia cuenta. Me encanta el siguiente versículo, pues resume lo que te quiero decir:

Pon todo lo que hagas en manos del Señor,
y tus planes tendrán éxito.

Proverbios 16:3

Espero que este mensaje te de ánimo y puedas llevarlo a la práctica.

C.

3 thoughts on “Nuevo año 2019

  1. Cordelia, desde que empece a seguirte en instagram siempre sos tan positiva y me paso casi lo mismo solp que conmigo misma, soy mas bien cerrada y me cuesta mucho abrirme con otras personas, siempre fui independiente y tratat de resolver todos los problemas yo sola y no es asi!, y vep que no soy la unica. Gracias por lp que escribiste. Bendiciones rn este 2019

  2. Hola Cordelia, justamente dias antes de terminar el año tuve el mísmo sentir se comenzar a escribir mis propósitos de este nuevo año y me di cuenta de que algo que necesitaba tener como propósito era acercarme más a Dios pues el 2018 realice muchas cosas de las que deje fuera a Dios y al igual que tú es uno de mis propósitos este nuevo año no dejarlo fuera de nada pues mis fuerzas no son suficientes, deseo que este año esté lleno de bendiciones para ti, Dios te bendiga!

  3. Hola cordelia, saludos desde colombia
    Muchas gracias por estas palabras de ánimo, me identifique demasiado con lo que escribiste y doy gracias a Dios, por que tus palabras me recuerdan una vez más que Dios me ama y que no estoy sola en mis luchas, que él está allí para ayudarme en mi fragilidad.
    Gracias 🙏🏻

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.