fbpx

Una voz

¿Te ha pasado que estás batallando para dormir pues hay voces y pensamientos fuertes en tu mente que no te dejan conciliar el sueño?

Peor aún, ¿te ha sucedido que te levantas y es como si esas voces siguieran gritando? He estado allí y he caído en el grave error de no tratar a esas voces y acostumbrarme a ellas. He llegado al punto en el qué hay una batalla constante en mi mente. Y sabes, creo que el problema está en que llega el punto en el que no sabemos diferenciar estas voces. Quiero clasificar las distintas voces que puede haber en mi mente:

1. Mi propia voz: Lo que he vivido, lo que me ha marcado, quien soy… esta voz viene y toma un lugar importante durante la batalla.

2. Voces exteriores: Quizás esta es la voz con más poder porque es a la que le damos la mayor importancia. He llegado a entender que todo el tiempo estamos escuchando voces, y sin darnos cuenta se quedan guardadas en nuestro interior. Son pensamientos a veces tenues, a veces más potentes, que conversan en nuestro interior. Ejemplo: estás en Instagram cierto número de horas al día y ves el estilo de vida “perfecto” de otros. Esa noche antes de dormir piensas “si tuviera…” o críticas acerca de otros.

3. La voz de Dios: esta voz es una voz que siempre está, pero hace falta escucharla. Hace falta apagar el celular, dejar ciertas relaciones, dejar ciertos hábitos y entrenar para escuchar esta voz. ¿Te das cuenta que la voz más importante es la que a veces menos escuchamos?

¿Te das cuenta que la voz de Dios tiene gran poder? Es la voz que creo todo el universo, que sanó enfermos y que consoló a tantos. Es una voz llena de poder y de amor. Es la misma voz que puede estar dentro de la batalla intentándote hablar.

“La voz del SEÑOR es potente; la voz del SEÑOR es majestuosa.”

Salmos 29:4 NTV

“¡Qué dulces son a mi paladar tus palabras! Son más dulces que la miel.”

Salmos 119:103 NTV

Hoy, sábado, 12:11 a.m. reconozco que hay miles de voces en mi interior. Muchas voces no son precisamente la voz de Dios, y no son malas, pero aún así quiero callar todo y escucharlo a El. Afinar mi oído para escuchar la única voz que da vida, paz, esperanza y descanso. Sé que si escucho su voz, las demás hablarán más quedito y caminaré segura y confiada.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Acerca de

¡Hola! Soy Cordelia Ruiz, tengo 24 años y actualmente vivo en Monterrey, México. Me apasiona la moda y ayudar a mujeres a encontrar la mejor versión de su imagen y estilo. También, me gusta escribir y compartir pensamientos para el alma. ¡Gracias por estar aquí!

Style Lab

Cursos 100% online que puedes tomar cuando quieras, donde quieras. Fer Polin y yo creamos esta plataforma, con herramientas para lograr la mejor versión de tu estilo e imagen personal.