fbpx

Lo bueno no es tan bueno

Puedes comer muy saludable,
comprar todo lo que desees,
hacer mucho ejercicio,
desechar todo aquello que “te quita la felicidad”,
lavar tu cara y maquillarte, trabajar y tener éxito,
pero si tu alma no descansa en Jesús,
nunca encontrarás paz ni propósito.

Estas palabras que leí en Instagram hace poco han resonado en mi mente sobre todo esta semana que comencé un nuevo semestre. He querido retomar buena alimentación, ejercicio, continuar con sueños y proyectos, pero me he dado cuenta que estas palabras son completamente ciertas y déjame explicarte por qué…

Sabes, pienso que nuestra generación está siendo engañada más que muchas otras. El acceso a internet, y específicamente las redes sociales nos ha vendido la idea de que “x” cosa nos dará la paz, el gozo o aún más peligroso, nuestro propósito. Lo he visto sobre todo en el tema del ejercicio. Comenzó esta moda de hacer ejercicio, pero se ha convertido en un ídolo y una herramienta para “curar” el vacío que nuestra generación tiene. No solo el ejercicio, también cuidar nuestra alimentación, tener relaciones sanas, terminar con todo aquello que es “tóxico” y no me mal interpretes, todo eso es bueno, pero NADA de eso tiene la capacidad de sanarnos y completarnos. Hay algo más que necesitamos. Podemos tener “todo en orden”, pero al final del día no tener nada resuelto. ¿Soy yo la única que siento todo esto, o hay alguien más?

El punto de todo esto es que al comenzar este nuevo semestre, me di cuenta de cuántas cosas aparentemente llenan un vacío, cuando en realidad son completamente pasajeras. El ejercicio, la buena alimentación, el éxito, la imagen, lo material, aparentemente nos da lo que estamos buscando pero, ¿no te encuentras igual de vacía de lo que estabas antes de hacerlo/comprarlo/practicarlo?

Creo que la herramienta más fuerte que nuestro enemigo está utilizando hoy en día es usar algo “bueno” para evadir la confrontación a nuestra realidad. Estás vacía y no te mientas más, el ejercicio o sea cual sea la actividad “buena” que practicas no te dará paz ni propósito.

Mi mensaje no termina aquí, en condenación porque te has dado cuenta finalmente de que estabas anclándote a algo tan débil como tú. Quiero animarte a que hoy confrontes tu problema y situación actual y corras a lo ÚNICO que da vida y propósito: JESÚS.

Si esta pequeña reflexión te ha ayudado, apóyame compartiéndola con una amiga o alguien que pienses que necesita leerlo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. 8.14.19
    Aline González said:

    Totalmente de acuerdo! Gracias Corde💕

    • 8.14.19
      Denia said:

      Totalmente de acuerdo y me encantó leer esto pues es totalmente cierto, y es que la verdad es que nada nos puede llenar de paz y propósito si no es Jesús! ♥️

  2. 8.14.19
    Dnaiela said:

    Durante nuestro diario vivir tenemos dificultades y tratamos de buscar solución aferrandonos a cosas que son perecederas. Confiar en Dios suple toda necesidad!

  3. 8.15.19
    Pamela Luna said:

    Ciertisimo, solo Cristo nos completa❤️

  4. 8.15.19
    Mely said:

    Wow! Es tan cierto demaciado cierto.

  5. 8.15.19
    Noemí said:

    Me identifico 🌼

  6. 8.27.19
    Jessica said:

    que buena reflexión
    Llega en el momento preciso a mi vida 🤗

  7. 1.15.20
    Emely said:

    Muy cierto.

    Es increíble como solo la presencia de Jesús en nuestras vidas completa y llena cada vacío en nosotros.

    Él es GENIAL.

    Me encantó!!

Acerca de

¡Hola! Soy Cordelia Ruiz, tengo 24 años y actualmente vivo en Monterrey, México. Me apasiona la moda y ayudar a mujeres a encontrar la mejor versión de su imagen y estilo. También, me gusta escribir y compartir pensamientos para el alma. ¡Gracias por estar aquí!

Style Lab

Cursos 100% online que puedes tomar cuando quieras, donde quieras. Fer Polin y yo creamos esta plataforma, con herramientas para lograr la mejor versión de tu estilo e imagen personal.

A %d blogueros les gusta esto: